top of page
  • Foto del escritorBloom Eco-working

¿Cuál es la función de un ecoworking en el nuevo estilo de trabajar tras la pandemia?

Ciertamente, las personas han adoptado nuevas formas de trabajar y lo están haciendo desde cualquier lugar, esto ya no es un estilo de vida exclusivo de nómadas digitales, pues hoy en día a causa del COVID 19 todos lo somos de alguna manera.


Entonces ¿Dónde quedan los espacios de trabajo compartidos o coworking en esta nueva dinámica? para nadie es un secreto que esta modalidad de trabajo es muy nueva en nuestro país y que aún antes de la pandemia ya venía siendo tendencia en el mundo entero. Sin duda, el principal referente cuando hablamos de coworking es la cadena We Work, oficinas corporativas en muchas partes del mundo con imponentes edificaciones en las que se alojan individuos y hasta organizaciones completas que comparten costos y gastos. Como este referente existen muchos en nuestro país, incluso casas adaptadas para tal fin hay por toda nuestra ciudad.


El diseño de los coworking tradicionales ha sido altamente cuestionado tras la crisis sanitaria ya que sus espacios cerrados en los que potentes aires acondicionados son los responsables de la frescura y confort hacen que re-circule el aire, quizás contaminado, un aire que a muchos les da temor respirar hoy en día y que en definitiva no ofrece garantías de seguridad a quienes frecuentan estos espacios para trabajar. Este panorama ha incentivado a que quienes deben trabajar hoy en día y que no lo puedan o deban hacer en sus actuales oficinas corporativas pero tampoco han logrado la productividad en casa, buscan o demandan espacios de trabajo que vayan más allá de cemento.


En Bloom Ecoworking hemos decidido ir más allá de sillas y mesas, de cemento y aires acondicionados y esto lo entendimos justo antes de la pandemia. No somos un coworking, somos un ecoworking y esto hace la diferencia en lo que hoy estamos necesitando los seres humanos en todo el planeta.


Un ecoworking que revolucionó la forma de trabajar en una ciudad contaminada, donde las personas pedían a gritos espacios con una clara orientación hacia la economía circular desde lo socio ambiental. Bloom entendió también desde su origen que se debía ocupar de la vida emocional de sus usuarios para facilitar la productividad, algo que hoy en la era post pandemia o quizás aún durante ella toma más fuerza.


Bloom Ecoworking cuenta con una infraestructura reutilizada en un 90% atendiendo a las demandas del planeta, promueve las buenas prácticas ambientales, trabaja la causa social desde el interior de su comunidad a través de proyectos de apoyo al emprendimiento de jóvenes de escasos recursos de la Fundación Juguemos en el Bosque, brinda trabajo a personas con historias de vulnerabilidad y lucha por un mundo cada vez más justo.


Bloom un espacio soñado para trabajar, rodeado de especies animales y vegetales, con expertos aliados en salud y bienestar en el trabajo. Por eso, nuestra función hoy es ser referente de bienestar en el trabajo en un mercado que se ha venido ocupando solo de la estética, fuerte en diseño de espacios hermosos pero sin alma. Lo mejor que tenemos para ofrecer es nuestro equipo, personas resilientes y apasionadas por el servicio, que gustan de hacer sentir a las personas en casa, lejos de la frialdad del aire y la automatización que habita las grandes edificaciones.


Somos un espacio privilegiado por la naturaleza, concebido para personas que ven el mundo de forma diferente, que se relacionan de otra manera y esa es la cultura que justamente hemos venido cultivando desde nuestro origen.


Hoy estamos cultivando con la seguridad que muy pronto nuestros proyectos y los de cada Bloomer FLORECERÁN en el año 2021 porque somos tierra fértil.


Escrito por Adriana Gutiérrez





0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page